Laser GreenLight

Cincuenta años es lo que tarda un hombre en aumentar el tamaño de su próstata. La mitad de los varones mayores de 50 años sufrirá este problema, también conocido como hiperplasia benigna de la próstata (HBP). Entre los70 y los 80 años, el 80% de los varones presentará los siguientes síntomas urinarios:

Muchos hombres cambian su estilo de vida. Por ejemplo, evitan los viajes, usan retretes en vez de urinarios, o evitan usar pantalones de color claro. Además, el sueño puede verse perturbado debido a las frecuentes idas al baño. Si estos síntomas le resultan familiares, o si se ha visto obligado a cambiar su estilo de vida para adaptarse a sus problemas urinarios, debe saber que hay una solución sencilla. Se llama VFP, las iniciales de “Vaporización fotoselectiva de la próstata“, una intervención que se efectúa con el sistema láser GreenLight. La VFP puede liberarlo de sus problemas urinarios, sin poner en riesgo su estilo de vida ni su salud, dándole “luz verde” para vivir sin limitaciones la vida que desea.

Sobre la próstata y su función

La próstata es una glándula del tamaño de una nuez, que forma parte de aparato reproductor masculino. La próstata secreta un liquido que sirve de vehículo para los espermatozoides. Esta glándula rodea la uretra, el tubo que lleva la orina desde la vejiga hasta el exterior del cuerpo. Con la edad y el paso del tiempo, la próstata aumenta de tamaño y comprime la uretra, como una abrazadera a una manguera de jardín. Esto causa problemas de micción.

GreenLight Láser System para el tratamiento de la HBP

Cuando los síntomas comienzan a entorpecer su estilo de vida, es hora de plantearse las distintas opciones de tratamiento. Comprender bien estas opciones y valorar la eficacia y los riesgos de cada tratamiento, le ayudarán a elegir la más adecuada para obtener los resultados clínicos deseados y satisfacer las necesidades de su estilo de vida. Antes de la existencia de la intervención de VFP con láser con el sistema GreenLight, los pacientes se veían forzados a elegir entre tratamientos con calor menos eficaces. La VFP (vaporización fotoselectiva de la próstata) ofrece una solución única y sencilla para la HBP porque combina la eficacia de la RTUP (resección transuretral de la próstata), la intervención quirúrgica de referencia, con la seguridad, la comodidad y la sencillez de los tratamientos minimamente invasivos basados en el uso del calor.

El sistema GreenLight usa un “láser verde” de muy alta potencia, que vaporiza rápidamente y extirpa con precisión el tejido prostático aumentado de tamaño. La mayoría de los pacientes regresan a sus casas unas pocas horas después de la intervención de VFP y pueden reanudar en pocos días las actividades normales que no requieren esfuerzos. El sistema láser GreenLight proporciona la mejor solución para HBP: sin síntomas urinarios ni otras limitaciones. En síntesis, es la opción ¡para quedar al fin en libertad!

Preguntas Frecuentes

Se introduce una fibra de pequeño calibre en la uretra, mediante un cistoscopio. La fibra emite energía láser verde que se vaporiza rápidamente y extirpa con precisión el tejido prostático aumentado de tamaño. El médico puede ver y controlar de manera segura el sitio donde aplicara el tratamiento, y hacer los ajustes apropiados según la anatomía y las necesidades específicas de cada paciente. El flujo normal de orina se restablece de inmediato y hay un alivio rápido de los síntomas urinarios.

El Sonoblate 500 es un procedimiento de una sola vez, que demora de una a tres horas aproximadamente.

La VFP normalmente se efectúa en un hospital o en un centro de cirugía para pacientes externos. Los pacientes pueden ser dados de alta pocas horas después, o al otro dia.

No, no hay dolor debido a la anestesia.

A la mayoría de los pacientes se les retira la sonda al día siguiente.

La intervención de vaporización fotoselectiva de la próstata presenta algunos riesgos. La mayoría de los pacientes han expresado un grado alto de satisfacción. Sin embargo, pueden sufrir un leve escozor cuando orinan, o la orina puede contener una pequeña cantidad de sangre durante un par de semanas.
En algunos hombres podría presentarse síntomas mas graves, que pueden ser tratados por el urólogo. Podría producirse eyaculación retrograda (”orgasmo seco”).

El riesgo de infección urinaria es bajo, ya que el tiempo de uso de la sonda después de la VFP es muy breve. La energía láser para la intervención de VFP se transmite mediante una fibra óptica desechable. Asegúrese de que le realicen la intervención con una fibra óptica nueva, que no haya sido usada, para evitar la transmisión de enfermedades que puedan poner en riesgo la vida.

Después de la intervención puede sufrir algunas molestias leves, como un ligero escozor al orinar, durante una semana aproximadamente. Para aliviar esta molestia, se pueden tomar analgésicos y antiinflamatorios suaves.

Muchos pacientes obtienen un alivio rápido o inmediato de los síntomas, y por lo general se produce una mejoría muy notoria del flujo de orina en las 24 horas siguientes a la intervención.

La mayoría de los pacientes puede reanudar las actividades normales, como conducir un automóvil o trabajar en un escritorio, al cabo de una semana.

La intervención de vaporización fotoselectiva de la próstata no debería afectar a su capacidad de tener erecciones y orgasmos. No se ha comunicado ningún caso de disfunción eréctil debido la intervención VFP en más de 20 estudios clínicos publicados. Podría producirse eyaculación retrograda (”orgasmo seco”). Si usted es sexualmente activo, puede estar tranquilo de que esto no va a cambiar.

  • OSDE
  • OMINT
  • Swiss Medical
  • Prevencion Salud
  • Unión Personal
  • Obra Social del Personal Gráfico
  • Obra Social de Seguros
  • OSDIPP
  • Luis Pasteur
  • Centro Médico Pueyrredon
  • Galeno
  • Avalian
  • Colegio de Escribanos
  • APM
  • Sadaic
  • APSOT
  • SERVESALUD
  • medife
  • Docthos
  • OSPJN
  • OPDEA
  • SMAI
  • MITA