Diálisis Peritoneal

La diálisis peritoneal es una práctica de sustitución de la función renal ambulatoria y domiciliaria en la cual el paciente se infunde una solución en la cavidad abdominal a través de un catéter peritoneal.

El catéter peritoneal se implanta mediante una cirugía mínima pudiendo utilizarse a los 20 días.

Durante este período se entrena al paciente y un familiar para que realicen los cambios sin inconvenientes. En caso de presentar algún problema pueden comunicarse con el enfermero o médico de guardia. (Modulo Implante y Entrenamiento)

Tiene dos submodalidades la manual y la automatizada (APD).

La manual consiste en infundir bolsas de 2 a 2.5 litros de solución cuatro o cinco veces por día en la cavidad abdominal. Esto se realiza de manera convencional a las 8 hs.-12 hs.-17 hs. y 22 hs. Implica que el paciente debe interrumpir su actividad para realizar 4 ó 5 cambios al día. ( Modulo Mensual).

La automatizada se realiza mediante una máquina cicladora (habitualmente provista sin cargo alguno mediante gestión de este Centro de Diálisis) que le infunde de manera automática durante la noche, durante 8 a 10 hs. un volumen entre 12 y 18 litros (2 a 3 bolsas de 6 litros). La diálisis peritoneal automatizada agrega el beneficio de realizar una sola conexión al sistema por la noche y luego la desconexión a la mañana siguiente. Permite al paciente realizar su actividad diurna habitual y sin interrupciones. Es ideal para aquellos que trabajen. (Consultar Modulo).

Concurre una vez al mes al consultorio para evaluación clínica y la toma de muestra de sangre para análisis de laboratorio. Se le prescribe la cantidad y las concentraciones de bolsas necesarias para el mes siguiente y las indicaciones de la medicación.

Las ventajas de la diálisis peritoneal son varias:

Dr. Carlos Gabriel Forlano, Centro de Diálsis Peritoneal, CDU
Copyright © 2013 Centro de Diagnóstico Urológico S.R.L. Todos los derechos reservados.